LA PIEL DEL OSO

Hay un refrán que dice “no vendas la piel del oso antes de matarlo”. Este dicho nos recuerda que no hay que considerar algo como adquirido antes de estar seguro de poder disponer.
Al contrario ocurre que etapas pasan sin que realmente reconocemos el valor, cosas por las cual peleamos un tiempo, a veces durante mucho tiempo, al final se solucionan y luego se olvidan como si nada hubiera pasado.
Cada una de estas luchas quise reconocerlas, devolverlas a su lugar de oso.
Es por que después de haber recuperado la piel de un oso de peluche, empecé a bordar cada victoria, grande o pequeña, una vez superada que tengo sobre mí mismo.